ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Octubre
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31
WRC
 

Los WRC del ayer, experiencia base para desarrollar los R5 de hoy

Citroën, Volkswagen, M-Sport, Skoda…todos ellos han utilizado su experiencia con World Rally Cars para afinar sus R5 de carreras cliente

17/09/2020 | David Durán | Fotos: Josito Gómez | Leído: 1471

Twitter (@TheDDuran)
Instagram (@dduranissimo)


En otros artículos anteriores de Revista Scratch ya se ha hablado de muchos aspectos de los R5 (o Rally2 según la pirámide revisada de la FIA), de sus características o de como han cambiado desde su entrada en 2013 hasta la actualidad. Hoy vamos a fijarnos en cómo la experiencia con otros coches, en concreto con World Rally Cars anteriores, sirve para crear mejores coches de rallyes cliente. No hay que olvidar – aunque quizás alguno ya lo ha hecho al diseñar un Rally2 moderno – que se trata de coches que están destinados sobre todo a manos privadas.


Los Rally2 son el escalón inferior a los World Rally Car, coches con prestaciones – potencia, aerodinámica, agarre – algo inferiores pero aún así verdaderos bólidos en tierra, asfalto y nieve. También lo son en materia de coste en euros por kilómetro con respecto a los WRC, si bien se ha encarecido, incluso duplicado, durante los últimos cinco años, llegando a costar un rallye, nacional o internacional en torno a 130 o 150 euros por kilómetro si se quiere correr con uno alquilado.


Al ser coches pensados para carreras cliente, la filosofía de los World Rally Cars y la de los Rally2 es muy, muy diferente. Ahora bien, ¿pueden heredar algo de diseño para volverse más competitivos? Viendo las tendencias de las diferentes marcas, la respuesta es un rotundo sí. Fabricantes y equipos con estilos y filosofías de diseño muy diferentes han coincidido en utilizar elementos y conocimientos de los World Rally Cars, así como los propios ingenieros, en sus modelos R5 para hacerlos más competitivos.


El primer ejemplo es el del Skoda Fabia R5, uno de los más exitosos en toda la categoría que en las manos adecuadas puede ser capaz de ganar carreras a día de hoy – como ya demostraron Nil Solans y Marc Martí en Lorca el pasado mes de marzo. El Fabia R5 era el sucesor directo de otro cosechador de éxitos a nivel mundial, el Fabia S2000. A su vez, este partía de la experiencia de Skoda Motorsport con el Fabia WRC. El constante desarrollo de los checos hizo que el coche fuera un misil desde el principio.


Más veloz si cabe es su sucesor de segunda generación, el Fabia Rally2 evo lanzado a principios de 2019, si bien se ha mostrado más complicado de reglar, una tendencia común en los R5 de segunda generación. De hecho, se llegó a considerar que los ingenieros de Skoda Motorsport se llegaron a apoyar en lo que llegó a recolectar Volkswagen con el dominante Polo R WRC. Otro aspecto donde Skoda ha mejorado de manera notable es en respuesta al cliente, enviando piezas de repuesto con mucha más efectividad ahora que hace años. Esto se debe también a que hasta no hace mucho Skoda Motorsport seguía siendo un departamento dentro de la casa matriz en Mlada Boleslav mientras que en la actualidad tienen su sede propia.


Lo que sí que es evidente es que Volkswagen Motorsport trató de introducir todo lo que pudo del Polo R WRC en el Polo GTI R5, el cual salió al mercado casi dos años después de que los de Wolfsburg se marchasen del WRC. Los más de 10.000 kilómetros en todo tipo de superficies, así como contar con François-Xavier Demaison como ingeniero jefe del proyecto, resultaron en lo que la marca pretendía: tener un mini WRC, todo lo que pudieron introducir del Polo R WRC dentro de la normativa R5.


Pese a que otros rivales han sido actualizados con jokers de homologación o lanzado de manera más reciente, el Polo continúa siendo uno de los claros coches de referencia con pilotos como Oliver Solberg dando la cara tanto en el ERC como en el WRC. En los primeros meses el Polo GTI R5 casi ‘moría de éxito’, pues tantos eran los clientes que reservaban unidades al comienzo de su vida que existían pocos repuestos que enviar a aquellos que lo solicitaban.


En lo que respecta a Citroën Racing, después de todos los problemas vividos con el Citroën DS3 R5 y su gemelo, el Peugeot 208 T16 R5 (tanto de rendimiento como de fiabilidad), estaba claro que tenían que ponerse las pilas, así como en otras áreas importantes para los clientes. Con el mucho más refinado C3 R5 empezaron con buen pie, pero el coche aún no estaba a la altura deseada. No hay problema: dedicaron casi todo 2019 a desarrollar el coche en las carreras del mundial dentro de WRC2 Pro con Mads Ostberg y convirtieron, con un cambio de aerodinámica y en el puente trasero, al coche en un vehículo ganador y mucho más competitivo.


Esta idea se ha mantenido para 2020, continuando con este modus operandi con Ostberg en WRC2, categoría de la cual es líder y candidato favorito a llevarse el título. Al frente está nada menos que Didier Clement, quien estuvo al mando del departamento de ingenieros en la era de oro con Sébastien Loeb. De cara a la siguiente prueba de Ostberg, en principio Cerdeña, se probarán más soluciones que más adelante, si su rendimiento es efectivo, podrán tener los clientes de los C3 R5 en todo el mundo.


En el caso de Hyundai Motorsport es algo particular, ya que el proyecto del i20 R5 comenzó cuando Hyundai Customer Racing era un joven departamento con muy pocas personas a bordo, si bien ya tenía a Andrea Adamo al frente. Cuando ya estuvo listo para competir el coche demostró velocidad, pero también quedó rezagado frente a la competencia en los años siguientes.


Utilizando lo aprendido en el Mundial de Rallyes, donde compiten desde 2014, Hyundai Motorsport también ha estado probando soluciones e ideas del i20 WRC y el actual i20 Coupé WRC para hacer el i20 R5 más competitivo. Entre los jokers de homologación más reciente se destacan unos nuevos amortiguadores de la marca PKM, los mismos que han utilizado desde hace años sus World Rally Cars.


El último caso es quizás el más misterioso: el de M-Sport con el Ford Fiesta Rally2. Partiendo de la misma base que el Fiesta WRC ganador del campeonato de constructores en 2017 y de pilotos (con Sébastien Ogier) en 2017 y 2018, construyeron un nuevo Rally2 que tenía la misión de relevar al R5 original, el Ford Fiesta R5. Pero no ha terminado de ser así: de un coche rápido y dócil, con un mantenimiento fácil y no demasiado complicado de reglar, se ha pasado a un coche que parece que no termina de desplegar todo su potencial.


Resulta particular teniendo en cuenta que los de Cumbria son expertos en exprimir cada recurso y sacar coches ganadores en menos tiempo que sus rivales, fruto tanto de su experiencia como de pura pasión por el deporte. Además en este caso repercute a sus finanzas, ya que se han mantenido al más alto nivel del WRC todos estos años gracias a la venta de coches de carreras cliente, tanto en rallyes como en circuitos. Eso sí, no deja de ser un coche muy rápido en las manos adecuadas, como ya ha demostrado Jan Solans – piloto de Ford España – esta temporada dentro de la categoría WRC3 del Mundial de Rallyes.

 



Otras noticias


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP