ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Agosto
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31
EN DIRECTO
Internacionales

Autos R5 en Argentina: ¿Cómo será el impacto económico, logístico e impositivo?

Analizamos las consecuencias y detallamos por qué Chile y Paraguay acrecentaron su parque de R5

15/07/2019 | Leandro Mazzuccheli | Fotos: Rally.com.py | Leído: 1071

Twitter: @Mazzucchelli_L

 

La entrega anterior de este informe sobre los coches R5 en Argentina nos permitió conocer el actual contexto técnico del Rally Argentino y la manera en la que esto se encuentra fuertemente vinculado a la histórica situación económica del país.

 

Carlos García Remohí, presidente de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del Automóvil Club Argentino (ACA), explicó que los coches R5 fueron aprobados para que el Rally Argentino pueda actualizarse al igual que los campeonatos vecinos de Chile y Paraguay. A su vez, pilotos referentes como Federico Villagra y Alejandro Cancio, detallaron que la insistente presión de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) tuvo un efecto directo para que esta aprobación se haga realidad.

 

Ahora es turno de analizar el impacto que puede llegar a tener la importación, operación y mantenimiento de un coche R5. Tal como explicamos en la entrega anterior, Argentina atraviesa un momento muy delicado: los modelos económicos que implementaron los últimos gobiernos fueron inestables, la devaluación de la moneda nacional (Peso) convive con una creciente inflación, el déficit actual y las cargas tributarias son elevados, y la aduana es conocida por su funcionamiento burocrático.

 

En ese contexto, parece difícil imaginar que el Rally Argentino pueda albergar vehículos R5, los cuales deben ser importados luego de su construcción y desarrollo en Europa. Pese a esto, Carlos García Remohí ha sido optimista y aseguró que el campeonato podrá tener este tipo de coches, aunque sea una o pocas unidades.

 

“Hace muchos años nuestro país permitió la participación de los World Rally Car y había un solo auto. En otra época, Jorge Bescham corría con un Toyota del Grupo A y por aquel entonces también hubo un solo auto. A pesar de eso, los demás pilotos seguían compitiendo. Al habilitar los R5 en la Argentina, buscamos que alguien pueda venir a competir con este tipo de coches”, explicó Remohi.

 

“Creo que con esto nos vamos a ir adecuando a una época similar a la que tuvimos hace algunos años, cuando por ejemplo Roberto Sánchez iba con su Subaru del campeonato argentino a correr el Rally de España. De esta forma, vamos a tener autos que permitirán a los pilotos ir a participar en otras partes del mundo”, detalló el presidente de la CDA del ACA.

 

Al igual que Remohí, el múltiple campeón del Rally Argentino, Federico Villagra, también coincidió en que el certamen podrá recibir paulatinamente a los coches R5, pese a las dificultades actuales. “Hoy en día, importar este tipo de vehículos a la Argentina es algo muy difícil, porque tienen que ingresar con regimenes temporales”.

 

“Esto es algo que ya lo hemos vivido anteriormente, cuando teníamos los Mitsubishi y los Subaru”, recordó Villagra. “Hacer ese tipo de ingresos al país se ha vuelto mucho más difícil que antes. Por supuesto, los R5 tendrán sus complicaciones para llegar, pero creo que irán apareciendo y estarán definitivamente en el Rally Argentino”.

 

Sin embargo, los colegas de Villagra fueron más pesimistas y mostraron diversas preocupaciones. Entre ellas: el costo para comprar un vehículo R5 y sus repuestos, el valor añadido que tendrán ambas cosas en materia de impuestos para la importación, la impredecible y desventajosa relación Peso – Dólar, y las complicaciones burocráticas de logística que podrían devenir del funcionamiento de la Aduana Argentina.

 

“Hay muchas cuestiones impositivas de por medio en todo esto”, dijo Alejandro Cancio, piloto del RallyMobil. “Hoy, un coche R5 puede costar alrededor de los 200.000 dólares (N.de.R: 8.360.000 pesos argentinos, a julio de 2019) y eso es prácticamente lo mismo que vale un Maxi Rally. El problema es que para ingresar un R5 a la Argentina hay que pagar un 50% extra de la factura en impuestos y además, los repuestos tienen también un costo adicional del 75 u 80%”.

 

“Para que los R5 sean viables en nuestro país, habría que hacer algún proyecto para quitar los impuestos a este tipo de autos y sus repuestos”, explicó Cancio. “El problema es que en Argentina generalmente se hacen las cosas mal y después la parte deportiva es la que termina pagando las consecuencias. Siendo optimista, pienso que podrían llegar uno o dos autos R5 en alguna carrera esporádica del Rally Argentino. Pero a corto plazo, creo que no habrá nadie que pueda correr”.

 

Augusto D’Agostini, piloto del equipo Baratec en el Rally Argentino, expresó una idea similar a la de Cancio. Hay que ser realistas. Los costos de estos autos son elevados, todo es importado y nada es fabricado en Argentina. Acá solo podremos hacer la asistencia del vehículo con los repuestos que te envían los fabricantes”.

 

“Además, los R5 siguen siendo un poco más caros que los Maxi Rally. El mantenimiento es bastante más costoso, llevan otro tipo de combustible y también desgastan más los neumáticos en comparación a un Maxi Rally”, detalló D’Agostini. “Hasta ahora, aprobar los R5 en Argentina se había vuelto inviable por los costos de operación y sobretodo de importación. Si las cosas siguen así y el dólar se mantiene tal como está en este momento, creo que será una categoría demasiado cara”.

 

Otra de las grandes preocupaciones pasa por el costo y la parsimoniosa logística que se tendría que afrontar para solucionar eventuales roturas mecánicas o accidentes. Según el navegante Pablo Olmos, no existe ningún elemento que pueda aprovecharse de un Maxi Rally para actuar como repuesto de un R5.

 

“En charlas con Mario Barattero (N.de.R: co-fundador de Baratec), nos hemos preguntado: ¿qué va a pasar cuando volquemos un Skoda o un Ford?”, dijo Olmos. “Si bien el modelo Fiesta está en Argentina, no tenemos la versión de tres puertas que se utiliza como base para el R5 a nivel mundial. Entonces, eso te obliga a importar absolutamente todas las piezas. ¡Hasta las puertas y parabrisas son distintos!”.

 

“Además, si se llega a romper el motor de un R5, habrá que pedir un repuesto al exterior. Pero si el tiempo para retirarlo de la aduana va a demorar tres meses, entonces no le servirá a nadie”, advirtió el navegante. “Bajo estas condiciones, la clase R5 en Argentina no va a ser exitosa”.

 

Augusto D’Agostini explicó que “el motor de un R5 no se puede reparar acá. Por ejemplo, si se quema una junta e intentas arreglarla, el fabricante reconocerá tu motor como ‘inservible’. Entonces, habrá que enviarlo a Europa para vuelvan a construirlo con el costo que piden ellos. Esa logística tardará un mes, como mínimo”.

 

Por ahora, la alternativa de alquilar vehículos R5 que ya estén en Sudamérica no pasa por la mente de los pilotos argentinos, ya que no se obtendrían réditos y la logística sería igual de complicada. “No sé si alquilar será más barato, porque quien ya tenga un R5 siempre querrá sacar un provecho adicional de ese alquiler. Creo que la mejor opción va a ser comprar un R5 y tratar de mantenerlo”, opinó Federico Villagra.

 

“Yo creo que será imposible alquilar, porque seguiría haciendo falta una logística muy grande”, agregó Alejandro Cancio. “Ya hemos buscado alternativas y vimos que es demasiado lo que hay que pagar para correr en Argentina. Lo ideal sería que estos autos y sus repuestos ingresen al país libres de impuestos. Pero lo veo complicado”

 

Con respecto a este tema, Olmos explicó el método del RallyMobil de Chile para aumentar su parque de vehículos R5 de cero a 17 unidades en tan solo dos años. Según el navegante, dos de las claves para haber logrado semejante progreso estuvieron en la fluidez de la aduana y la baja tasa de impuestos para el ingreso de los coches R5.

 

“Chile ha trabajado muchísimo en cuanto a las leyes de importación y ellos tienen enormes ventajas, las cuales hacen que un R5 en su país no sea tan costoso. El tiempo les ha dado la razón y el RallyMobil han crecido bastante gracias a haberse mantenido en el entorno de los autos FIA”, declaró el ex copiloto de Pedro Heller. “Chile solo tiene un 11 o 19% de costo adicional, aproximadamente. Gracias a esto, el RallyMobil ya tiene 17 coches R5, más algunos otros que están en camino”

 

“Respecto a la logística, uno de los grandes beneficios que tienen es que si se rompe un motor, podes pedir otro impulsor a cualquier lugar y te lo envían por avión. En apenas dos dias, el motor ya llega a los puertos de Chile y en las siguientes 24 horas ya podes retirarlo”, agregó Olmos. “Tanto Chile como Paraguay tienen aduanas que funcionan tan fluidamente, que es como si estuvieran más cercas de Europa”.

 

“Pero a diferencia de ellos, la logística de la Aduana Argentina no es tan rápida y suele ser bastante burocrática. Creo que eso es lo que va a dificultar que la categoría R5 sea grande en nuestro país”.

 

Por el momento, Augusto D’Agostini develó que muchos pilotos ya evalúan ideas para lograr que la llegada de los R5 a la Argentina sea viable. El proyecto no estaría exento de enormes gastos y eventuales problemas de logística en la aduana. Sin embargo, podría mantener a los pilotos cubiertos ante posibles roturas o accidentes. Inclusive, se ha evaluado adquirir más de un coche R5, para disponer de un banco local de repuestos.

 

“Muchos pilotos consideraron la opción de comprarlos en Europa y traerlos en container con un año de pasantía. Cuando termine el campeonato, la idea es que se los pueda enviar nuevamente a Europa para que se les haga una revisión. Después, se los podría traer de nuevo para la primera fecha de la próxima temporada y así sería sucesivamente. Según las cifras que he escuchado de otros pilotos, no parece una idea tan mala, pero todavía nadie la ha puesto en practica”, explicó D’Agostini.

 

Olmos agregó que “quizás debamos comprar una gran cantidad de repuestos, o bien adquirir dos autos. Así, la segunda unidad podría actuar como un donante de piezas”. Esta idea fue compartida por Augusto D’Agostini, quien de todas formas advirtió que se trata de una estrategia que podría desvirtuar la competitividad y elevar los costos.

 

“Es muy complicado ingresar a nuestro país cualquier elemento importado como una parrilla o un repuesto. Los equipos van a querer prevenirse estos problemas logísticos, y querrán traer motores, cajas, repuestos, otros vehículos, etc”, dijo el piloto del equipo Baratec. “Todos buscarán tener los mejores elementos y se puede correr el riesgo de que empiecen a liberarse áreas como la del combustible y los neumáticos. Entonces, ahí es donde todo puede volver a encarecerse”.

 

“La situación podría ser mejor si los fabricantes empiezan a apoyar a los equipos. Eso podría permitir que podamos ingresar con más facilidad los autos y sus repuestos al país. Solo de esta manera podría ser algo viable”, concluyó D’Agostini.



Otras noticias


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP