ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Octubre
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

De los grandes rallyes lineales a los Criterium

Un análisis de la evolución que han tenido las pruebas del WRC

Con Coca-Cola | Raymond Blancafort

Lo confieso. Añoro los rallyes lineales, los de antaño. Las pruebas del Mundial con más de 600 km, incluso acercándose a los 1.000,  cronometrados. Tiempos pasados que ya no volverán.


No es por la presión de los equipos oficiales, que quieren tenerlo todo bajo control e imponen los ‘service park’ fijos, donde además de mantener los coches y repararlos contando con tiempo suficiente pueden realizar labores de marketing.


Sus razones son poderosas, pero desde hace unos años existe una mayor aún: los costes de organización. Sencillamente inasumibles para un rally de los de antaño.


Poco a poco se han ido desnaturalizando, hasta convertir cada jornada en una especie de ‘criterium’. Más sencilla de controlar, menos costosa en cuanto a dispositivos de seguridad, incluso de limpieza, con menos controles.


En 1971 tuve ocasión de correr -de copi, of course- el I Criterium Guilleries. Fue un invento que Miguel Arnau de Gelcen, vicepresidente del RACC y de la FEA (todavía no era Real Federación) importó de Francia. Un recorrido sencillo a realizar tres veces: fácil de entrenar (los entrenamientos eran libres) y de organizar. Desde su primera edición fue puntuable para el campeonato de Espanya y Viladrau, población a la que Miguel Arnau estaba muy vinculado, fue su base.


Pues bien, intuyo que este será el final de buena parte de las pruebas del Mundial de Rallyes: un doble critérium: dos etapas sólo, sábado y domingo, con cuatro o cinco tramos cada una de ellas y cada tramo a realizar tres veces, incluso alguno cuatro, para un total de 350 o 400 km cronometrados. En realidad hoy ya son una adición de critériums, ‘triple criterium’ ya que son tres días, aunque con alguna especial suelta que rompe este concepto, dejando aparte los tramos espectáculo.


Sólo dos días de carrera para ahorrar el coste de una jornada de personal. No es moco de pavo. Entre otras cosas porque en los rallyes, salvo algunas excepciones, no se puede rentabilizar la afluencia de público, no se puede cobrar entradas. Todo depende de subvenciones, aportaciones, derechos de inscripción y los patrocinios. Cuadrar las cuentas no es que sea complicado, que es casi imposible.


Es algo que los aficionados deberemos admitir, aunque esperamos que se pueda encontrar la forma de que las pruebas tengan más ritmo, más acción. No será fácil, pero es el camino.

Otros artículos


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP