ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Julio
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31
WRC
 

Ott Tänak gana el Rallye de Portugal con Toyota 10 años después de su debut en el WRC

El estonio se impone ante Thierry Neuville y Sébastien Ogier tras un final donde demostró con creces su condición de candidato al título

02/06/2019 | David Durán | Fotos: | Leído: 1724

Twitter (@TheDDuran)
Instagram (@dduranissimo)


Ott Tänak y Martin Jarveoja han logrado su tercera victoria del año en el Rallye de Portugal, aunque no lograrían conviertirse en los nuevos líderes del Campeonato Mundial de Rallyes por los 5 puntos conseguidos por Ogier en el último Power Stage. En el rallye que marcaba los 10 años de Tänak desde su debut mundialista, los estonios de Toyota Gazoo Racing se han impuesto por delante de la dupla de Hyundai Motorsport Thierry Neuville/Nicolas Gilsoul y Sébastien Ogier/Marko Salminen.


El vigente campeón mundial Sébastien Ogier tuvo que abrir la carretera, limpiando una carretera que era resbaladiza al principio y tenía varios centímetros (hasta 20 en algunos casos) de tierra blanda. Por detrás llegó Tänak como una exhalación y, pese a que a él también le tocaba limpiar algo de pista, fue capaz de rodar casi un segundo por kilómetro por delante del campeón mundial, al igual que al tercer contendiente por el título Thierry Neuville. Lo que estaba claro es que, una vez más, los Toyota Yaris WRC estaban funcionando a las mil maravillas ya que Kris Meeke también batió a Ogier y Neuville.


Aunque la pista se iba volviendo más rápida con una trazada con mayor agarre, el polvo en suspensión era un obstáculo para la visión de los pilotos (incluso costaba respirar en algunos sitios) pese a que salían cada cuatro minutos. Teemu Suninen sorprendió a muchos quedándose a dos décimas de Tänak, pero el mejor tiempo se lo llevó Sordo para situarse como primer líder del rallye por delante de Tänak, Suninen y Latvala. Por su parte, Gus Greensmith debutaba en la categoría máxima marcando el octavo mejor tiempo, superando a Neuville, Ogier y el 9 veces campeón mundial Sébastien Loeb. El Intercom del Yaris WRC de Meeke se estropeó en el segundo tramo del día, teniendo que contar con las indicaciones y gestos de manos de su copiloto Marshall – de hecho salvaron la situación y se quedaron a tan solo unas décimas del tiempo de Ogier. Sordo aguantaba la primera posición pese al scratch de Tänak, insuperable pese a salir delante con la ardua tarea de barrer para los que salen detrás.


Para varios pilotos los estragos llegaron en el tercer tramo del día, empezando por Loeb que tenía problemas en la bomba de gasolina de su Hyundai – el 9 veces campeón mundial trató de arrastrarse hasta el final para poder reparar tras el bucle, teniendo que dejar pasar a Esapekka Lappi y Latvala por el camino. El finés de Citroën tampoco las tuvo todas consigo, sufriendo un pinchazo que le costó un minuto frente a la cabeza de carrera. Lo mismo que le pasó a Loeb se repitió por desgracia unos minutos después con Sordo y del Barrio, con un Hyundai i20 Coupé WRC que dejaba de funcionar con lo que se sospechó desde un primer momento como un fallo en la bomba de la gasolina. Los españoles trataron de continuar, pero se detuvieron en la parte media del tramo, ya con varios minutos perdidos pues Greensmith les había adelantado en pista.


Tras este caos para los hombres de Alzenau, Tänak pasaba a ser el nuevo líder del rallye por 6,9 segundos sobre Latvala y 14 sobre Meeke, empezando la prueba con dominio Toyota. Los Ford Fiesta WRC de Suninen y Evans se situaban en cuarto y quinto puesto, completando las diez primeras posiciones Ogier, Neuville, Greensmith, Lappi y el líder en WRC2 Pro Kalle Rovanperä que se estrenaba con el Skoda Fabia R5 Evo.

 

La tarde empezaba con los Toyota al frente seguidos de cerca por los Ford de M-Sport, estando relegados a un segundo plano los Citroën y los Hyundai – los coches de Sébastien Loeb y Dani Sordo estaban reparados y listos para continuar la prueba tras acabar el bucle anterior. Sordo se llevó el scratch y Latvala consiguió marcar el segundo mejor tiempo en conjunto con Suninen, quien se acercaba a un segundo de la tercera posición que ostentaba Meeke a la vez que Latvala recortaba algo de tiempo a Tänak, líder de la prueba. Suninen se encargaba de pelear contra los Toyota en solitario después de que Evans perdiera cuatro minutos cuando su Ford Fiesta WRC se quedó parado con un problema eléctrico que el propio piloto pudo reparar desde el coche. El galés continuó la marcha, levantando una estela de polvo que afectó a Esapekka Lappi, que venía justo detrás suya y perdió más de 50 segundos. Ogier y Neuville peleaban por posición mientras que Sordo se dejaba más de un minuto con un pinchazo.


Neuville terminó el tramo de Arganil marcando un gran tiempo con el que adelantaba a Ogier en la general, escalando al cuarto puesto (y Ogier de nuevo al quinto) después de que Suninen tuviera problemas de frenos y se dejara casi un minuto. De hecho, la pelea por el tercer puesto entre ambos y Meeke estaba contenida en 4,3 segundos. Tänak salía de Arganil con más colchón después de que Latvala cometiera un error y calase en una horquilla.


El último tramo del día, una pasada por el tramo súper especial de Lousada, comenzó con Sordo y Loeb abriendo el telón, si bien Sordo estuvo algo rezagado y la salida le pilló con su puerta abierta, dejándose unos segundos que no cambian su situación de cara a la segunda etapa. Neuville marcó el scratch por delante de Ogier y Tänak, un anticipo de la lucha que se vivirá en la larga jornada que queda por delante. Tänak acabó el día con 17,3 segundos de ventaja sobre Latvala y 22,8 sobre Meeke, teniendo el británico en su sombra tanto a Neuville como a Ogier. Suninen, Gus Greensmith, Lappi, el líder en WRC2 Ole-Christian Veiby y el líder de WRC2 Pro Jan Kopecky (a los mandos del nuevo Skoda Fabia R5 Evo) completaron las diez primeras posiciones.

 

Sordo y Loeb eran a priori los encargados de abrir pista, pero Hyundai y el español divisaron una estrategia de trabajo en equipo: penalizar unos minutos y salir detrás de Ogier, de modo que el francés no tendría tantos coches despejándole el camino como tendría Neuville, beneficiando así al belga en la pelea por las posiciones de podio además del cara a cara contra el vigente campeón mundial. Loeb buscaría más puntos extra para Hyundai Motorsport mientras que el español se convertía en escudero del líder del equipo. Neuville se dejó un segundo con Ogier, si bien tenía más peso por el hecho de llevar dos neumáticos de repuesto en lugar de uno.


En este primer tramo del día, Vieira do Minho 1, los organizadores decidieron que salieran a 3 minutos, insuficiente para que se disipara el polvo en suspensión cuando por la mañana no corría demasiado viento. Ya los pilotos que salían delante, como Elfyn Evans o Esapekka Lappi, tenían problemas de visibilidad. Latvala marcó el mejor tiempo en este tramo y le recortó segundos al líder del rallye Tänak, el cual tuvo problemas de frenos que solventaría en el enlace de camino al segundo tramo del día.


En el TC-9, Cabeceiras de Basto 1, no se produjeron grandes cambios salvo por el adelantamiento de Ogier a Neuville en la general, con el piloto de Citroën reaccionando a las estrategias de Hyundai con una nueva marcha a los mandos de su C3 WRC. Mientras tanto los tres Toyota seguían alejándose en la general ya que los tres firmaban un 1-2-3 en el tramo, estando Sordo a un ritmo muy cercano al de los Yaris WRC. Por detrás Elfyn Evans escalaba al noveno puesto en la general por delante de los tres primeros R5: los dos Skoda Fabia R5 Evo oficiales líderes en WRC2 Pro (pilotados por Kalle Rovanperä y Jan Kopecky) y el Volkswagen Polo GTI R5 de Ole-Christian Veiby, líder en WRC2.


El último tramo de la mañana era la primera pasada por Amarante, un tramo empedrado con partes en tierra y asfalto. La cantidad de polvo era tal que entraba bastante arena dentro de los coches – Lappi bromeaba que con esto llegaban preparados por si participaban en el Dakar de 2020. Neuville lograba adelantar a Ogier además de acercarse ambos a Meeke, quien completaba el mismo tramo donde doce meses atrás tuvo el fuerte accidente que marcó su despido de Citroën Racing. Latvala lograba el scratch y recortaba distancias con Tänak una vez más, convirtiéndose en un serio aspirante al triunfo. El estonio de Toyota terminaba líder el bucle matinal, pero con su veterano compañero de equipo a tan solo 5,1 segundos de distancia. Meeke, Neuville y Ogier peleaban por el podio agrupados en poco más de siete segundos mientras que Lappi, en sexta posición, rebasaba a Teemu Suninen. Gus Greensmith, Evans y Rovanperä completaban las diez primeras posiciones.

 

Al igual que el día anterior, la tarde del sábado se presentaba mucho más calurosa que en otras ediciones, otro factor importante que se añadía a la dificultad de los tramos del norte del país vecino. Dado que eran las segundas pasadas, el nivel de agarre no variaría tanto como ocurría por la mañana. Tänak despejó cualquier duda de sus intenciones y marcó el scratch mientras que Latvala cedió casi diez segundos cuando golpeó una roca y notó daños en el amortiguador delantero izquierdo.


Este golpe le arruinó la jornada al finés, perdiendo casi un minuto y tres posiciones en el penúltimo tramo del día a favor de Meeke, Neuville y Ogier a la vez que Tänak veía reducido su liderato en varios segundos. El dominio de Toyota quedaba erosionado de cara a la recta final de la prueba, pues el belga de Hyundai y el francés de Citroën estaban dispuestos a ir a por todas una vez los Yaris WRC ya no parecían tan imbatibles. Por detrás Gus Greensmith sufrió un pinchazo, pero mantuvo el octavo puesto en la general.


Toyota confirmaría poco después el abandono de Latvala tras el tramo mientras que, al poco de iniciar el tramo, Greensmith cometería un error y su Fiesta WRC acabó metido entre una arboleda a unos metros del recorrido del tramo de Amarante. Sordo llegó a la meta con la rueda trasera derecha en la llanta, pero aún así solo fue 9 décimas más lento que Loeb, pero eso no fue todo: unos minutos después Tänak hizo un trompo, habiendo roto el amortiguador delantero derecho. El estonio puso a prueba toda su habilidad para perder el menor tiempo posible, dejándose menos de 13 segundos con Neuville que marcó el scratch.


Tänak tuvo mayor fortuna que su compañero de equipo Latvala y terminó la etapa, si bien Meeke se encontraba a 4,3 segundos, Neuville tercero a 9,2 y Ogier a 21 segundos en cuarto puesto, un experto en pescar en río revuelto. Esapekka Lappi, Teemu Suninen, Elfyn Evans, Kalle Rovanperä, Jan Kopecky y Pierre-Louis Loubet completaban el Top 10 de cara a los cinco últimos tramos de la prueba, los de la etapa del domingo.

 

Con los cuatro primeros pilotos metidos en un saco tan pequeño, la pelea final se antojaba interesante para el último día. Todos esperaban un hachazo de Tänak, pero fue Meeke el que marcó el mejor tiempo y se colocó a 2,4 segundos del estonio en sus intenciones de frenar el ataque de Neuville. Ogier, en cambio, se rezagaba algo más hasta quedarse a medio minuto, de nuevo con problemas de polvo y con Loeb y Sordo detrás suya de manera similar a como había ocurrido en la segunda etapa. Su compañero de equipo Lappi lo pasaba algo peor, pues saliendo de una curva de derechas hacía un trompo, se enganchaba con el interior y volcaba, dañando varias partes de su C3 WRC incluyendo el alerón trasero.


El siguiente tramo era la primera visita a Fafe, quizás el tramo más icónico de todo el rallye con su salto en la parte final de la meta. Tänak y Meeke continuaron defendiéndose de Neuville a la par que mantenían posición, con el estonio superando por tres segundos a su compañero de equipo y 4,1 al de Hyundai. Por detrás, Ogier decidía reservarse para el Power Stage y Lappi tenía aún más problemas al pegar con la rueda trasera izquierda, pinchando el neumático a la vez que dañaba la suspensión, teniendo que abandonar poco después. Otro 0 más para su casillero y puntos que se escapan a Citroën en el campeonato de marcas.


En el TC-18, en el tramo de Luilhas, Tänak reforzó su liderato aún más con otro scratch sobre su compañero de equipo bretón, dejando a Neuville a 18 segundos demostrando lo bien que funcionaban los Yaris WRC sobre suelo luso. Después llegó el penúltimo tramo, en el que Meeke trompeó en el mismo sitio donde Lappi había volcado en la primera pasada – el británico perdía más de 17 segundos, dejando la segunda posición en bandeja para Neuville.


El Power Stage del día estaría lleno de acción ya que varios percances producirían varios cambios en la clasificación final de la prueba. Loeb y Latvala tuvieron problemas pero pudieron finalizar el último tramo con un mal tiempo, no pudo decir lo mismo Kris Meeke, que marchaba segundo en la clasificación general, al sufrir un choque que le dejaría sin posibilidades de seguir rodando por el tramo especial. Gus Greensmith también se vería obligado a abandonar en el último tramo al caer de mala manera tras el salto de Fafe. Ott Tänak solo tuvo que mantener la ventaja con respecto a Neuville y certificar su victoria en el Rally de Portugal. Finalmente, la dupla estonia de Toyota sería la única alegría de Toyota en todo el fin de semana.



Otras noticias


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP