ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Abril
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30


No existe ninguna prueba para el día seleccionado

WRC
 

Nil Solans se une a un elenco de ensueño

El campeón de WRC3 es el séptimo español en ganar un campeonato mundial de rallyes

22/08/2017 | David Durán | Fotos: Press | Leído: 3674



Twitter (@TheDDuran)




Con su tercer puesto en el Rallye de Alemania, Nil Solans logró coronarse campeón del mundo de la categoría WRC3 del Mundial de Rallyes, batiendo a otros pilotos como los franceses Raphael Astier o Nicolas Ciamin. De este modo, el piloto de Matadepera se une a un grupo de pilotos españoles que han sido capaces de atesorar títulos mundiales en su palmarés, teniendo en su punto de mira también el de campeón del mundo Junior (la batalla final la librará contra Ciamin en su prueba de casa, el Rally RACC).


Carlos Sainz


Comenzamos con uno de los deportistas más grandes que ha llegado a dar este país sobre cuatro ruedas – y que de hecho sigue en activo, participando con Peugeot Sport en raids. Carlos Sainz fue el primero que puso a España en el mapa mundial de los rallyes gracias a sus títulos mundiales en 1990 y 1992.


Los comienzos de ‘Matador’ se remontan a 1980
, debutando en el Rally Shalymar con un Renault 5 TS, pero pocos años más tarde estaba despuntando en los tramos del Nacional de Asfalto con el Renault 5 Turbo, llegando a ganar pruebas tanto del CERA como del Europeo de Rallyes. Tras ser subcampeón en 1986 por detrás de Salvador Servià, en 1987 se llevó el título con el Ford Sierra RS Cosworth a la vez que debutaba en el mundial con su famoso scratch en el primer tramo del Rallye de Portugal, que se celebraba en el circuito de Estoril (sede entonces del Gran Premio de Portugal de Fórmula 1).


En 1988 volvió a ser campeón nacional, además de llevarse dos victorias sobre tierra, pero más importante fue que ese año marcó el inicio del binomio Sainz-Moya, dos iconos míticos del deporte. En 1989 marcharon juntos a Toyota, pasando a formar parte del equipo oficial del WRC. Aunque ese año sólo acabó tres pruebas, las tres fueron podios: 1.000 Lagos, Sanremo y RAC.


1990 fue su primer gran año
, pues a su primera victoria mundialista en el Acrópolis le siguió Nueva Zelanda, 1.000 Lagos (el primero no nórdico en conseguirlo en toda la historia) y el RAC para hacerse con su primer título mundial. Aquí se demostraba el éxito de su filosofía: Sainz acababa de romper el tópico de que los pilotos españoles sólo eran buenos sobre asfalto. Creía que era necesario correr en tierra y, con esta mentalidad, batió a grandes del deporte como Juha Kankkunen, Didier Auriol o Miki Biasion.


En 1991 se mantuvo en lo más alto con cinco victorias, pero la segunda mitad de la temporada no fue tan fructífera con dos abandonos y solo un podio – de aquí surge su famoso accidente en el Rallye de Australia en el que su Celica ST165 hizo la croqueta de manera espectacular. Kankkunen se aprovechó y fue capaz de remontarle al español para darle a Lancia su último título de pilotos. Al año siguiente Sainz, armado con el Toyota Celica ST185, no falló y con cuatro victorias se llevó su segundo entorchado en el WRC.


Por desgracia, ese fue el último título de ‘Matador’ en el WRC, pese a que su nivel nunca decayó (ni ha decaído): el Delta HF Integrale del Jolly Club se mostró frágil en 1993 mientras que en sus dos años en Subaru fue subcampeón, siendo batido por Auriol y Toyota en 1994 y su compañero de equipo Colin McRae en 1995. En 1996 fichó por Ford y en 1997 la marca del óvalo, a recomendación del propio Sainz, le confió las riendas del equipo a Malcolm Wilson y su estructura M-Sport. Para 1998 volvería a pelear por el título de la mano de Toyota, pero su asalto al título se vendría abajo al final del Rallye RAC cuando el motor de su Corolla WRC se rompió de manera dramática, lo que le dio el título a Tommi Mäkinen.


Tras un año más en Toyota regresó a Ford, donde militó de 2000 a 2002 antes de formar equipo con Sébastien Loeb en 2003, copilotado a partir de ese momento por Marc Martí. A finales de 2004 se retiró como uno de los pilotos con más pedigrí de la historia del WRC, además de los más respetados – eso sí, en sustitución de François Duval hizo con Citroën los rallyes de Turquía y Acrópolis, marchándose del WRC con un podio en el mismo sitio de su primera victoria.














Chus Puras


El piloto más laureado de todo el Nacional de Asfalto comenzó su carrera en 1982, ascendiendo de manera paulatina hasta llevarse el título nacional de Grupo N en 1988 con un Ford Sierra RS Cosworth. Dos años más tarde ya era campeón nacional con un Lancia Delta HF Integrale y revalidaría el título en 1992 – los mismos años en los que Sainz se proclamó campeón del mundo.


Ya desde 1991 había estado haciendo varias pruebas del WRC, pero su primera temporada completa fue en 1994 con un Ford Escort RS Cosworth del Grupo N. Dos victorias en Portugal y Córcega, un segundo en Monte-Carlo y dos terceros en Sanremo y Gran Bretaña fueron suficientes para coronarse campeón del PWRC (con Álex Romaní y Carlos del Barrio a su diestra).


Para 1995 decidió volver a estar en el CERA, esta vez de la mano de Citroën, llevándose el título por tercera vez antes de enrolarse con Seat para 1996. En 1997 volvió con Citroën para empezar su gran racha: cuatro títulos nacionales consecutivos que le convirtieron en un hombre de confianza de la marca de los dos chevrones y regresando de nuevo al WRC, primero con el Xsara Kit Car y después con el Xsara T4/Xsara WRC.


En 2001 fue capaz de darle a Citroën una victoria en su casa, el Tour de Córcega,
pero en 2002 su programa se centró de nuevo en el Nacional de Asfalto mientras que en el WRC ascendía el entonces campeón mundial junior, Sébastien Loeb. Puras logró una vez más el título del CERA, hizo una temporada más con Renault y, tras un 2007 en el que hizo varias carreras con Mitsubishi Lancer de Calm Competició, se apartó de la primera línea – si bien ahora le ha picado el ‘bicho’ del Dakar y de las dos ruedas.














Dani Solà


La carrera de Solà comenzó con Peugeot – como muchos otros españoles de su época – pero entre 1999 y 2000 se convirtió en un hombre de confianza para Seat, pudiendo llevar en varias ocasiones el Córdoba WRC. En 2001 competía con esta montura en el Nacional de Tierra a la vez que llevaba el Saxo Kit Car sobre asfalto, siendo quinto y tercero de manera respectiva.


Por suerte, su experiencia con el Saxo le sirvió al año siguiente, abordando el JWRC con el Saxo S1600 con los colores del RACC. Aunque abandonó en Monte-Carlo, su victoria en el Costa Brava, Alemania y el Rally RAC, junto a su tercer puesto en el Sanremo y su cuarto en el Acrópolis, le sirvió para coronarse campeón de un certamen que había tenido como campeón del año anterior a Sébastien Loeb. Solà batió a pilotos como Gigi Galli, François Duval o Giandomenico Basso.


En 2003 y 2004 se vio dentro del PWRC con el Mitsubishi Lancer Evolution VII y, aunque ganó algunas pruebas dentro de su categoría, no logró estar en lo más alto (sí que hizo varios rallyes con WRC, tanto con un Xsara WRC como con el Lancer WRC 04). No obstante, sus esfuerzos fueron reconocidos por Ford, que vio en Solà potencial y le metió en su equipo para 2005.


Aquel año no fue el que esperaba el catalán, abandonando en cuatro ocasiones y logrando un séptimo puesto en Australia como mejor resultado. Su alianza con Ford terminó ese mismo año y Solà volvió al panorama nacional, llevándose el Nacional de Asfalto en 2006 y el Nacional de Tierra en 2007.














Dani Sordo


Nuestro actual representante en la máxima categoría
comenzó en 2001 y, aunque empezó compitiendo con un Mitsubishi Lancer Evolution VI tanto en asfalto como en tierra, en 2003 ya empezó a tender hacia el asfalto – ese mismo año realizaba su primera participación en el WRC, acabando decimoctavo y segundo de su clase con un Lancer Evolution VII.


Estas participaciones se hicieron más frecuentes en 2004 a la vez que despuntaba en terreno español, llevándose los rallyes de Costa del Sol y Madrid con el Citroën C2 S1600. Con este mismo coche fue con el que conquistaría todo lo que vino a su paso en 2005: cuatro victorias y un segundo puesto le darían el título en JWRC mientras que cinco victorias y tres podios le hacían el campeón de España de asfalto más joven de la historia con apenas 22 años.


Citroën no quiso desperdiciar el talento del cántabro y en 2006 lo colocó en el equipo semioficial de Kronos Racing junto a Sébastien Loeb, completando su primera temporada en la categoría máxima con cuatro podios – Xevi Pons también estuvo en el equipo, dándole más sabor español si cabe a la estructura belga. En 2007, ya con el C4 WRC como equipo oficial, logró acumular hasta siete podios que le auparon hasta la cuarta posición absoluta.


Su regularidad le permitió ser tercero en 2008 y 2009, pero a finales de 2010 decidió irse de la sombra de Loeb para enfrentarse al reto de liderar el equipo Prodrive con el Mini JCW WRC, que llegaba con la segunda generación de World Rally Cars. Aunque los resultaros llegaron con dos podios y dos cuartos puestos, los problemas entre Prodrive y la casa matriz hicieron que el equipo dejase de ser oficial, mermando sus resultados de Nueva Zelanda en adelante. Ese año hizo el Rallye de Argentina con Ford en sustitución de Jari-Matti Latvala.


En 2013 regresó a Citroën – ya sin Loeb, pero enfrentándose al imperio Volkswagen, liderado por Sébastien Ogier y Latvala. El español logró varios podios, pero su temporada se verá recordada por la victoria que consiguió en el Rallye de Alemania, acabando con una sequía que llevaba años sin saciarse. Con fuerzas renovadas, a finales de año aceptó la oferta para embarcarse en el equipo Hyundai.


Su primera temporada, 2014, tuvo que rotar asiento con Chris Atkinson y Juho Hänninen
mientras que Thierry Neuville estaba a los mandos del primer coche (y Hayden Paddon aparecería después en el tercero), siendo Sordo el que mejores resultados dio al equipo y se quedó con el puesto para los años siguientes. En Alemania pudo haber ganado, pero el equipo ordenó que no compitiese con Neuville (que estaba al frente) y el belga se llevó el triunfo.


En los tres últimos años con Hyundai siempre se le ha considerado el piloto más regular, logrando podios en cada temporada. En 2017 se ha visto su mejor versión, donde ha podido hacer frente a sus rivales tanto en asfalto como en tierra – como ejemplo, lleva 14 scratch en 10 pruebas, los mismos que ha conseguido sumando los de 2015 y 2016.














Xevi Pons


Pons comenzó a competir en tramos de tierra de su Cataluña natal, pero ya en 2003 comenzó a destacar, siendo subcampeón nacional de tierra a la vez que participaba en varias pruebas del WRC. En los años siguientes estuvo tanto en el JWRC como en PWRC, llevándose varias victorias como las de Alemania, Córcega y Australia 2004 o Nueva Zelanda 2005.


En base a estas actuaciones Citroën confió en Pons, dándole un Xsara WRC del equipo Kronos Racing para la categoría máxima – viéndose de repente compartiendo equipo no sólo con Sordo, sino con Loeb. Pons no pisó el podio, pero fue capaz de sumar una serie de cuartos puestos. Al año siguiente fichó por Subaru, aunque sus resultados fueron más discretos.


Sin programa mundialista para 2008, Pons abordó el Nacional de Tierra con el Lancer Evo IX de Calm Competició, llevándose el campeonato con victorias en Pozoblanco, Navalcarnero y el Tierra de Guijuelo. En 2009 estuvo tanto en tierra como en asfalto, siendo tercero en el primer caso por detrás de un joven Yeray Lemes y subcampeón en el segundo tras Sergio Vallejo.


La Escudería Ourense y Pons se aliaron en 2010 para afrontar la temporada del WRC en la categoría SWRC
con el Ford Fiesta S2000 y empezaron fuertes, ganando en su categoría tanto en México como en Jordania, además de un segundo puesto en Nueva Zelanda (tres resultados que fueron además Top 10 absolutos). Dos podios más en Portugal y Gran Bretaña hicieron que Pons y Álex Haro se proclamasen campeones del mundo en SWRC.


Al año siguiente Pons regresó al terreno nacional y tanto en 2012 como en 2013, esta vez junto con Xavi Amigo, aseguraron dos títulos más del CERT. En 2014 estuvo compitiendo con un Ford Fiesta R5 en el WRC con el equipo ACSM, aunque como piloto no prioritario en vez de participar en el WRC2.













Nil Solans


El mayor de los hermanos Solans comenzó a correr en su Cataluña natal junto con su copiloto Miki Ibáñez, quien se ha mantenido en todo momento a su lado. Ese mismo año ya debutó en el WRC, acabando el Rallye de Finlandia en decimoquinta posición de su categoría con un Ford Fiesta R2.


Su ascensión continuó en 2013 en el Nacional de Tierra, ganando en la categoría de Dos Ruedas Motrices a la vez que se colocaba como tercero absoluto. Al año siguiente fue un paso más allá, logrando el subcampeonato (por detrás de Amador Vidal) a la vez que participó en el Drive Dmack Fiesta Trophy. Un momento cumbre de su temporada fue la victoria en la copa monomarca en el RallyRACC, realizando ante las cámaras de todo el mundo su característico salto mortal.


Su 2015 comenzó en el Drive Dmack, pero en la segunda mitad de la temporada Solans aceptó una oferta del equipo ACSM para sustituir a Bernardo Sousa, terminando las cuatro últimas pruebas del año en el Peugeot 208 T16 R5 del equipo dentro de la categoría WRC2. Su mejor resultado fueron dos séptimos puestos en Alemania y en Córcega.


De cara a 2016 Solans formó parte del elenco de la 208 Rally Cup
, siendo cuarto de la copa monomarca en el Terre des Causses y tercero en Antibes, pero tras dos abandonos en Terre de Langres y Terre de Lozère su asalto al título se vio bastante perjudicado. A finales de temporada se vio de nuevo en el Peugeot 208 T16 R5 de ACSM – gestionado por Calm Competició – disputando los rallyes de La Nucía y Madrid, siendo tercero en este último.


En los primeros meses de 2017 se mantuvo en silencio, pero pronto anunció sus planes de inscribirse al JWRC, que pasaba de competirse con el Citroën DS3 R3T al Fiesta R2T con neumáticos Dmack – un formato similar al del Drive Dmack Fiesta Trophy. Sus triunfos en Córcega, Cerdeña y Polonia le han colocado como máximo favorito a llevarse la corona del JWRC este año, además de haber asegurado la del WRC3 gracias a su victoria de categoría en Cerdeña y Polonia y sus segundos puestos en Córcega, Portugal y Finlandia, así como su tercer puesto en Alemania. De cara a 2018 ya tiene aseguradas cuatro pruebas en WRC2 gracias a haberse llevado los dos primeros packs de carreras del JWRC.


Estos pilotos no son los únicos españoles que han logrado triunfar a nivel mundial: como mención de honor, Luis Climent fue subcampeón mundial de la categoría PWRC a los mandos de un Mitsubishi Lancer Evolution III en 1997, tercer clasificado en 1998 y campeón de la Copa FIA de equipos privados en 1999. De cara al futuro sólo cabe esperar cuantos de nuestros jóvenes españoles que compiten tanto dentro como fuera de España acabarán con coronas mundiales.



Otras noticias

DECLARACIONES
 
DECLARACIONES

Michel Nandan: "Tenemos muchas lecciones que aprender después del Rally de Córcega"

COMUNICADO
 
COMUNICADO

Segundo triunfo en Grupo N para MT Racing

ÚLTIMA HORA
 
ÚLTIMA HORA

Rallye Rías Baixas: día y medio con más de cien inscritos

EXCLUSIVA
 
EXCLUSIVA

Urbano e inédito; así es el primer tramo del Rallye de Noia

COMUNICADO
 
COMUNICADO

José Javier Pérez: Esta vez nos vamos a exigir un poco más

 

Nil Solans completa la etapa del sábado


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir