ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Septiembre
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
ERC
 

Efrén y Sara, destinados a ser campeones

El Rallye Team Spain se ha dejado sudor, sangre y lágrimas, pero en situación in extremis lograron el título merecido

19/08/2019 | David Durán | Fotos: Rallye Team Spain / FIA ERC | Leído: 1373

Twitter (@TheDDuran)
Instagram (@dduranissimo)


En muchas, quizá la mayoría de las ocasiones, el automovilismo es un deporte injusto en el que muy pocos disfrutan del éxito y muchos, por pequeño o grandes esfuerzos que hayan realizado en el transcurso de un año o un programa concreto, se quedan en la estacada por infortunios. Se ha visto a nivel nacional, a nivel internacional y hasta en el mismísimo mundial de rallyes con pilotos punteros. Pero además de eso, el automovilismo es un deporte para luchadores natos, guerreros dedicados y, sobre esto, Efrén Llarena y Sara Fernández nos han enseñado mucho en estos últimos años y, más si cabe, en esta temporada 2019, la segunda como abanderados del Rallye Team Spain.


La dupla burgo-cántabra comenzó a trabajar en 2016, año en el que no solo brillaron con luz propia en la Copa Suzuki Swift con el equipo RaceSeven sino que terminaron el año mandando un mensaje fuera de nuestras fronteras, venciendo en el prestigioso Rallye du Var dentro de la Peugeot 208 Rally Cup francesa, siendo octavos en el campeonato. Al año siguiente, ya con el cambio de la Real Federación Española de Automovilismo con Manuel Aviñó como nuevo presidente, llegaba la Beca Junior R2, un campeonato de promoción mixto con el que se buscaban nuevos talentos para asegurarles una trayectoria que les llevase a competir a nivel internacional – en este caso al ERC ya que la RFEdA realizó un acuerdo con Eurosport Events como federaciones de otros países europeos ya habían llevado a cabo en ese momento.


En aquel 2017 se vivió una intensa lucha entre Llarena/Fernández y Jan Solans/Mauro Barreiro (quienes también representan hoy día al Rallye Team Spain pero en el Junior WRC, una oportunidad para cosechar éxitos en varios frentes) que se saldó con victoria de los primeros en el Rallye Comunidad de Madrid. Para la siguiente temporada, gestionados como en 2017 por Mavisa Sport, tenían la misión de dar el salto al europeo de rallyes, una dura misión ya que cada rallye es muy particular, complicado y tienen poco que ver entre uno y otro, saltando de los tramos enrevesados de Azores, las anchas pistas de Canarias, los rápidos pero bacheados caminos del Barum o veloces pistas de tierra como Polonia o Liepaja.


Después de acabar en tercera posición en 2018 frente a los pilotos oficiales de Opel Tom Kristensson y Martins Sesks (ahora rivales de Solans en el JWRC), la RFEdA tomó la decisión de volver a apostar por ellos para una segunda temporada en el ERC con el objetivo de triunfar en el ERC 3 Junior. Ya en el primer año se habían postulado como auténticos guerreros y su objetivo no era otro que la victoria ya desde la primera carrera del año, un Azores en el que lograron vencer para darle el primer triunfo internacional al Rallye Team Spain.


No obstante, desde entonces la misión se volvía más complicada, ya que M-Sport decidió lanzarse también a por el título, teniendo un arma tan eficaz como es el Ford Fiesta R2T19, un coche mucho más evolucionado que los otros R2 presentes en el mercado actual (el Peugeot 208 R2 o el Opel Adam R2). En Canarias Jean-Baptiste Franceschi voló a un ritmo inigualable para los demás, dejando a Llarena y Fernández en segunda posición. Tras Franceschi, más pilotos llegarían al ERC armados con el eficaz coche bretón, entre ellos el estonio Ken Torn, quien en temporadas anteriores fuera rival de Nil Solans en el JWRC.


Liepaja iba a ser difícil desde un primer momento
tanto por la velocidad de los locales como por el hecho de que era un rallye que no disputaron en 2018, una prueba en la que los pilotos nórdicos, más acostumbrados a carreteras de tierra de alta velocidad, como Torn o Franceschi con el nuevo Fiesta tenían más opciones. Torn se llevaba su primera victoria del año, apareciendo como un duro rival a tener en cuenta.




En Polonia la historia era similar, si bien Llarena y Fernández ya conocían el rallye y lograron un segundo puesto el año anterior, por lo que optaron a la victoria en todo momento – de nuevo, tarea difícil frente a rivales como Torn, Sindre Furuseth o Steve Rokland. Se mantuvieron en la lucha por el podio en toda la primera etapa y, al comienzo de la segunda, siguieron luchando pese a tener un pinchazo, siguieron dándolo todo y más tanto de sí mismos como de la montura, del mismo modo que lo hacía su equipo Mavisa Sport. Después, en el tramo de Uzranki, vino la desagradable sorpresa, un accidente que les zarandeó hasta dejar destrozado el 208 R2. Y, sin embargo, el espíritu de lucha de ambos estaba intacto, continuaban con hambre de correr y sed de ganar.


Con otra unidad del 208 R2 mientras ellos mismos reparaban el otro en España, partieron hacia el Rallye di Roma Capitale, otra prueba conocida para ellos y en la que también habían estado en el podio en 2018. Desde el primer momento se les puso cuesta arriba con un pinchazo en el primer tramo, pero continuaron peleando sin ton ni son y, pese a tener problemas de temperatura de los neumáticos, lograban escalar desde la novena a la tercera posición a lo largo del primer día. Su ritmo no decayó en el segundo día, pero para entonces tanto Torn como Erik Cais estaban muy lejos y se contentaron con el tercer puesto. Torn se acercaba al título con esas tres victorias consecutivas, necesitando solo un sexto puesto en Barum para sentenciarlo a su favor y al de la federación estonia.


Y entonces, llegó el momento de la verdad en la República Checa. Aunque Torn tenía muchas opciones, no era un candidato a vencer ya que, siendo un rallye tan particular con muchas trampas ocultas a plena luz del día, no iba a ir a fondo ya que era su primera vez allí mientras que Llarena ya tenía experiencia en el terreno – antes del Barum también corrió a modo de entrenamiento previo en el Rallye Memorial Cristian López. Ese espíritu de lucha se manifestaba en cada tramo, peleando cara a cara ante Franceschi, Furuseth y rivales que corrían en casa como Cais o Petr Semerad, además de un Torn que miraba los toros detrás de la barrera. El estonio solo tenía que esperar al ataque de Franceschi y ser campeón frente a Llarena y Furuseth por puntos netos.


El francés, que no ocultaba su intención de asistir a Torn en esta tarea, adelantaba a Llarena en el segundo tramo del sábado y se marchaba rumbo a la victoria. Torn estaba cerca de ellos hasta que en el último tramo de la mañana pinchó un neumático y cedió minuto y medio – aunque no perdió posición, ya estaba muy lejos como para depender de si mismo. Llarena y Fernández mantuvieron la pelea hasta el final, hasta el último metro, buscando no solo adelantar a Franceschi sino defenderse tanto de Cais como de Furuseth, que también estaban tratando de alcanzar su estela.


Llegada la meta del último tramo, parecía que la victoria de Franceschi y el quinto puesto de Torn sería suficiente – además, si Llarena hubiera batido al francés en pista, Franceschi solo tenía que penalizar dos minutos para que Torn le adelantase en la clasificación y entregarle en mano el cuarto puesto y la victoria en ERC 3 Junior. No obstante, esto no ocurrió.


Lo que sí ocurrió es que las carreras mostraron su parte más dura al escuadrón M-Sport y recompensaron el pundonor sin límites de Llarena, Fernández, Mavisa Sport y el Rallye Team Spain. En el último tramo, el que se neutralizó por el accidente de Martin Vlcek en su Skoda Fabia R5, Franceschi no respetó la bandera roja y fue penalizado con un minuto, lo suficiente como para que Llarena fuese ganador del rallye pero no para que Torn subiera un puesto, por lo que de este modo Llarena y Fernández eran campeones europeos Junior con 133 puntos netos frente a los 132 de Torn.




Con este final de infarto, más allá de la meta, el Rallye Team Spain logra su primer título internacional, demostrando que la fórmula ideada en 2017 puede llegar a hacer que talentos nacionales puedan salir al exterior y brillar de modo que los españoles tengan una mayor presencia en alto nivel de los rallyes. Este podría no ser el único éxito del Rallye Team Spain esta temporada, ya que Solans se jugará el título del JWRC el mes de octubre en el Rallye de Gales, donde también demostrará ese espíritu de lucha que ya ha demostrado en su primer año corriendo a nivel mundial.



Otras noticias


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP